(0,00€)

Empleo de probióticos en alimentación animal

— 13/04/2018

Bajo el término probiótico se incluyen una serie de cultivos vivos que cuando son administradas como aditivos a los animales, provocan efectos beneficiosos en los mismos mediante modificaciones en la población microbiana de su tracto digestivo.

El Lactobacillus es un probiótico de uso común.

La mayoría de las bacterias que se utilizan como probióticos en los animales pertenecen a las especies Lactobacillus, Enterococcus y Bacillus.

Entre los beneficios en el animal de este probiótico están:

  • Estimulan el crecimiento de la flora intestinal beneficiosa.
  • Producen sustancias con actividad antimicrobiana.
  • Consiguen disminuir el pH intestinal.
  • Estimulan la respuesta inmunitaria.
  • De esta forma impiden o dificultan la colonización del tracto digestivo por bacterias patógenas reduciendo su concentración y la producción de toxinas.

Todo ello se traduce en un mejor estado sanitario de los animales que permite reducir la mortalidad y/o morbilidad, mejorando los índices productivos.

Los efectos de los probióticos suelen ser más marcados cuando los animales están sometidos a estrés o su manejo no es el adecuado (malas condiciones higiénico-sanitarias). Por eso, se observan mejores respuestas cuando se emplean en las primeras semanas de vida (presentan un mayor estrés) y cuando hay cambios bruscos en su alimentación, condiciones meteorológicas adversas, etc.